En pueblo cercano al mar vivía una familia de humildes pescadores con tres hijos, como ellos iban a pescar todos los días, los niños se quedaban jugando en la orilla de la playa y luego de algún tiempo la niña mayor busco unos pececitos en agujero de las piedras adentro del mar, ella empezó a alimentarlos y a cuidarlos hasta que crecieron, ella los quería mucho que se la pasaba todo el día cuidándolos y platicando con sus seis pececitos a los que ya hasta nombre les había puesto.

Como su mama ya se había cansado que al regresar de pescar ella no estuviera dentro de la casa, decidió preguntarle a su hija que hacia en la playa todo el día pero su hija no quiso decirle así que al otro día después de regresar de pescar le pregunto a sus hijos pequeños lo que hacia su hermana en la playa, a lo que ellos le dijeron que ella tenia unos peces que había crecido desde que estaban chicos, entonces ella pensó que si se llevaba a los peces su hija dejaría de estar en la playa y se quedaría en su casa con sus hermanos.

Así un día luego de que mandara a su hija comprar se acerco donde estaban los peces  y al ver que estaban grandes decidió atraparlos para comerlos, para cuando su hija regreso ya había cocinado a los peces y sin decirles que eran sus peces le dio su comida a todos ella al ver a los peces muy parecidos a los de ella corrió hacia donde estaban sus peces pera al llegar ya no estaban y empezó a buscarlos por todas partes pero no los encontró entonces regreso llorando a su casa a preguntarle a su mama si eran sus peces los que había cocinado.

Su mama le dijo que si eran sus peces los que había cocinado, y que si tanto le gustaba el mar que se convirtiera en pez y se fuera a vivir ahí, entonces su hija corrió hacia al mar y empezó a alejarse hasta desaparecer en el mar.

Aunque la buscaron por todos lados no pudieron encontrarla y así pasaban los días sin poderla encontrar. Pero luego de un año de lo ocurrido oyeron la voz de su hija que venia del mar entonces todos corrieron para ver si había vuelto pero cuando llegaron al lugar donde venia su voz se asombraron al ver que su hija se había convertido en una sirena.

Ella les dijo que en el mar se sentía mejor y que allí nadie la regañaba y que jamás se saldría de allí.Desde eso solo se acercaba cada año a decir lo feliz que era en el mar; pero después de algunos años cuando volvió ya no venia sola porque ya había más sirenas con ella y todas jugaban y cantaban dentro del mar.

Pasado algún tiempo la sirena por fin perdono a su mama, le dijo que estaba agradecida con ella porque era muy feliz viviendo dentro del mar.

Luego de que su mama muriera, sus hermanos le prometieron que jamás se quitarían de ese lugar y estarían allí siempre que ella regrese.

Esta leyenda esta relacionado al 31 de octubre, que en México es el día de los muertos; sucedió en la época en que los mayas estaban establecidos en la península de Yucatán. En ese día los mayas colocaban altares con comidas y bebidas, para que las almas de los muertos probaran.

Aunque uno de ellos tenia mucha curiosidad por saber si en verdad las almas de los muertos venia y probaban la comida.asi que luego de pensar mucho como poder ver a los muertos. Como una bruja le había contado que los perros podían ver los espíritus, a el se le ocurrió que si frotaba los ojos de los perros con un pañuelo y luego lo tallaba en sus ojos lograría ver a los muertos; aunque algunos le advirtieron que no lo intentara por que le podía llegar a pasar algo malo, él no les hizo caso alguno.

Esa misma tarde, luego de poner un altar para que los muertos pudieran venir, se tallo los ojos con el pañuelo y después se escondió en un rincón de su casa a esperar que algo pasara. No tardo mucho cuando empezó a oír muchas voces afuera de su casa escuchaba que algunas mujeres cocinaban y también niños juagando y riendo, el ya estaba muy asustado entonces de pronto se abrió la puerta y las personas entraron dirigiéndose hacia el altar; pero entre esas personas logro reconocer a su hermana que había fallecido un tiempo atrás. De pronto vio que su hermana se acercaba al rincón donde estaba el, y le reclamaba diciéndole:

¿Por qué te has atrevido ha querer vernos? ¿Por qué lo has hecho? Por hacer esto tendré que llevarte conmigo. No fue hasta el otro día cuando algunos que se preocuparon al no verlo salir de su casa, que entraron a ver si se encontraba en su casa pero fue muy grande su sorpresa al encontrarlo en un rincón ya muerto con la cara de horror.

Esta historia es muy antigua trata de unos jóvenes enamorados, que se querían mucho, por eso en su boda, al momento de brindar juraron que jamás se separarían, pasara lo que pasara estarían juntos por siempre, y ni las muerte los separaría y cuando muriera alguno vendría a llevarse al otro. Pero la felicidad solo duro un año porque murió la esposa, pero para ese tiempo al marido ya se le había olvidado el juramento que había hecho.

A la semana del fallecimiento cuando regreso de trabajar encontró su casa limpia y comida preparada pero pensando que su mama lo hizo comió tranquilamente y después se acostó adormir, sin embargo un ruido lo despertó a medio noche y de pronto vio que se abriera la puerta y entrara alguien dirigiéndose hacia su cama para luego acostarse en su lado como tenia tanto miedo ni siquiera se movió pero eso seguía en su lado no fue hasta la mañana cuando lo que había salió otra vez por la puerta y así el pudiera levantarse pero no logro ver que había entrado.

Y esto suceso continuo repitiéndose durante varias noches hasta que un día se le vino a la mente la promesa que le había hecho a su esposa, pero el ya no quería cumplir su juramento. Por eso empezó a quedar muy débil y enfermo, hasta que un día decidió contárselo al sacerdote de la iglesia. El sacerdote le dijo que la única forma de hacer que esto cediera era buscar a alguna joven para que se hiciera pasar por su novia.

Luego de varios días de buscar a alguien que lo quisiera ayudar, su mama logro encontrar a una joven que se haría pasar por su novia, así que es día hizo lo que le dijo el sacerdote y se acostó en su cama con la joven y esperaron hasta que llegara el espíritu de su esposa, ya a la media noche oyó que se abrió la puerta y el espíritu de su mujer se entro en la casa; pero cuando llego hacia el vio a la joven y empezó  a gritar:

¿Por que me has cambiado? ¿Por que te has olvidaste de tu promesa? ¿no que siempre estaríamos juntos?

Para luego salir muy rápido de la casa dirigiéndose hacia el cementerio. Luego de esa noche jamás volvió, pero aun se puede oír sus gritos en aquel pueblo.

Había una vez un señor que vivía con su esposa y su perro al final de un pueblo, el quería mucho a su perro, siempre lo atendía muy bien. Pero su esposa odiaba a sus perros nunca le había gustado que su marido tratara muy bien al perro; cuando su marido iba a trabajar fuera del pueblo, ella solo le daba de comer panes secos al perro y solo cuando se acordaba le daba agua.

Pero una noche mientras dormía oyó unas voces muy extrañas que venían de afuera, ella con mucho miedo se levanto y miro por la ventana que el que hablaba era su perro pero su sorpresa fue mayor al que el otro era el diablo.

Ella escucho que el diablo le decía al perro que buscaba almas malas y si su dueña era mala, cuando lo escucho pensó que el perro diría  que lo trataba muy mal, pero en lugar de eso el perro le dijo que su dueña era muy buena y lo quería mucho  entonces el diablo le pregunto al perro  ¿porque estas tan flaco? a lo que el perro respondió es que las pulgas me chupan la sangre y dejan muy flaco.

No obstante el diablo le dijo que el sabia que su dueña era muy mala con y que le vendiera el alma de la señora para que dejara de maltratarlo, entonces el perro dijo que solo se lo vendería si le lograban contar todos los pelos de su cuerpo. El diablo acepto y empezó a contar, pero cuando ya estaba llegando a la mitad el perro se sacudió y empezó a rascarse entonces el diablo molesto le pregunto ¿porque se movía? y el perro respondió que las pulgas le daban mucha comezón entonces el diablo dijo aguántate un momento y volvió a contar de nuevo, pero cuando iba a terminar el perro se volvió a sacudir haciendo que perdiera la cuenta de nuevo y así continuaron hasta que amaneció y el diablo decidió irse pero le dijo que volvería pero el perro le dijo que no volviera porque no había podido contar todos su pelos esa noche.

Esa mañana la señora que había oído todo aquella noche salió de su casa y se dirigió al gallinero atrapo la gallina mas grande que tenia y se lo dio de comer al perro, en agradecimiento por lo que había hecho el perro por ella sin importar lo mala que fue con el. Desde ese día empezó a querer mucho a su perro.

El caballo blanco

Publicado: 14 enero, 2012 en Leyendas
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Hace mucho tiempo hubo un eclipse de sol, como nunca habían visto algo parecido todos se asustaron muchísimo; ellos creían que el sol no volveria a salir, que era el fin del mundo y que lo único que podían hacer era  ir a la iglesia y rezar para que terminara. Y como nunca falta alguien que no lo crea y aquí no era la excepción hubo una persona que se quedo en su casa cuando ya todos se habían ido a la iglesia. Aunque su esposa trato de convencerlo de que no se quedara en casa el no obedeció y se quedo solo pero no paso mucho tiempo en dormirse. pero su sueño fue interrumpido por unos ruidos que provenían de la cocina.

Al  entrar a la cocina observo que las sillas, mesas y trastes caminaban de un lado a otro golpeándose; asustado salió corriendo de su casa y al no ver a nadie decidió irse a la iglesia  no obstante como estaba lloviendo resbalo y cayo al suelo al levantarse oyó un relinchido acercándose a el, trato de ver de donde provenía pero al no ver nada siguió corriendo hacia la iglesia el camino era muy oscuro que solo lograba ver algo cuando los relámpagos lo iluminaban ya apunto de llegar a las puertas de la iglesia volvió a escuchar el relinchido de un caballo pero esta vez mas cerca; entonces cayo un rayo y logro ver un caballo blanco que bajaba desde el cielo dirigiéndose hacia el.

Asustado golpeaba la puerta de la iglesia y los que se encontraban en el interior del recinto se asustaron al escuchar sus gritos y golpes y corrieron a abrirle la puerta. Sin embargo era muy pesada que tardaron en tiempo en abrirla mientras el caballo se acercaba mas y mas hacia ellos.

Cuando al fin estuvo abierto el señor de un salto entro hacia adentro y gritaba que cerraran la puerta porque el caballo se acercaba al ver hacia afuera todos vieron un gran caballo blanco que se acercaba furiosamente hacia ellos entonces todos empezaron a cerrar apuradamente las puertas de la iglesia para cuando lo lograron el caballo ya había llegado a la puerta y golpeaba con todos sus fuerzas para abrirla entonces todos asustados comenzaron a rezar pero el eclipse seguía no fue hasta muchas horas después que el sol volvió ha salir.

La Carreta

Publicado: 2 mayo, 2011 en Leyendas
Etiquetas: , , , , , , ,

Sucedió hace mucho tiempo en una pequeña carretera antes de llegar a un pueblo llamado Zotuta; por las noches las pocas personas que se atrevían a pasar por allá siempre escuchaban el ruido de una carreta jalada por caballos relinchando, pero nadie lograba verla por lo que esto provocaba un gran temor en los habitantes de los pueblos cercanos y debido a esto nadie se atrevía a pasar por allí en las noches.

Pero cierta ocasión el delegado de un pueblo cercano se vio en la necesidad de enviar un telegrama urgente a Zotuta, pero para llegar a dicho pueblo era necesario pasar por la carretera embrujada y como ya atardecía nadie se atrevía a ir por temor a ser asustados, ya habían pasado varias horas y el delegado estaba a punto de darse por vencido y no enviar el telegrama sino hasta el día siguiente en la mañana, pero de repente una voz aguardentosa se escuchó a lo lejos, era el borracho del pueblo el cual por unas botellas se ofreció a llevar dicho telegrama, no habiendo otra opción el delegado envió el telegrama con la condición de que el borracho le trajera la respuesta del otro pueblo inmediatamente para que le pudiera entregar las botellas, el borracho envalentonado por el alcohol marcho con valor hacia el pueblo y llego sin problemas cruzando por la carretera embrujada; pero al volver por el mismo camino justo a media noche escucho el ruido de una carreta que se movía estrepitosamente y era arrastrada por caballos relinchando, el borracho temblando de miedo tomo el último trago de la botella que llevaba y dándose una vez más valor por el alcohol, decidió preguntar, – ¿qué quieres?, ¿por qué me asustas?, de repente el silencio cubrió una vez más la noche oscura y fría; y desde lo lejos se oyó una voz que parecía venir del más allá la cual dijo: “yo estoy cuidando un tesoro pero ya me he cansado de hacerlo y como tú fuiste el único que se a atrevido a preguntar te lo entregare a ti, vez aquella ceiba en la orilla del camino, deberás cavar y allí encontraras tu recompensa”

El borracho ni tonto ni perezoso inmediatamente comenzó a cavar y allí encontró muchos cantaros antiguos rellenos de varias monedas de oro y plata, entonces el borracho decidió guardar el tesoro y cumplir con la entrega de la respuesta del telegrama al delegado y reclamar las botellas que le habían prometido como pago; para que nadie sospechara nada del tesoro, y a partir de ese día nadie nunca más volvió a ver al borracho valiente y jamás se volvieron a escuchar aquel ruido en la carretera hacia Zotuta.